aceptar

Esta tienda utiliza cookies y otras tecnologías para que podamos mejorar su experiencia en nuestros sitios.

La IPG Vino del Bajo Aragón inicia los trámites para ser Denominación de Origen

La IPG Vino del Bajo Aragón inicia los trámites para ser Denominación de Origen

El proceso podría durar entre 1 y 2 años. De conseguirse la D.O. se sumaría a las 68 regiones de este tipo reconocidas en España

Los vinos del Bajo Aragón más cerca de lograr la Denominación de Origen. Los productores de la IGP Bajo Aragón dan un paso adelante e inician los trámites para lograr sumarse a las 68 Denominaciones de Origen de vino que existen en España y a las 4 existentes en el resto de Aragón.

Así se desprende de la reunión que productores, bodegueros y dirección de la Indicación Geográfica Protegida Bajo Aragón mantuvieron el jueves 4 de abril en la Cámara de Comercio de Alcañiz. Un encuentro en el que acordaron preparar toda la documentación para constituirse en Denominación de Origen y presentarla al Gobierno de Aragón. El compromiso se alcanzó por unanimidad, no solo entre los productores que actualmente conforman la IGP si no también entre otros bodegueros que actualmente no forman parte de la Indicación Geográfica Protegida pero que fueron invitados a esta reunión.

De este modo y una vez alcanzado un compromiso firme por parte de todos, los técnicos ultimarán en los próximos días toda la documentación necesaria para presentarla en la Diputación General de Aragón. Tras el visto bueno del ejecutivo autonómico la propuesta tendrá que ser llevada a la Unión Europea, lugar en el que se decidirá si la iniciativa sale o no hacia delante. «Estamos muy esperanzados porque se han hecho bien las cosas desde la IGP y pensamos que seremos capaces de alcanzar este objetivo», explicó Javier Azuara, Presidente de la IPG Bajo Aragón.

javier azuara igp vinos de la tierra bajo aragon

Javier Azuara, el presidente de la IGP Vinos Bajo Aragón, en su bodega ubicada en Alcorisa | Adrián Monserrate

Desde la IGP se muestran esperanzados y creen que la apuesta por la calidad y la exigencia en el cumplimiento de los parámetros de la IGP son una garantía de un trabajo bien hecho. «La actual IGP tiene ya unos requerimientos de calidad muy similares a los de la D.O. sin embargo optener esta calificación supondría un antes y un después para nuestro reconocimiento y proyección», explicó Javier Azuara, Presidente de la IPG Bajo Aragón. Sin embargo el proceso se dilatará entre 1 y 2 años, ,por lo que la Denominación de Origen Vino del Bajo Aragón no sería una realidad hasta 2020 o 2021.

bodegas crial

El consejero Olona en una visita a Bodegas Crial de Lledó durante la pasada campaña

De conseguirse, el Bajo Aragón sería la primera D.O. de vinos de la provincia de Teruel -aunque la IGP engloba también municipios zaragozanos- y se uniría a las 4 ya existentes en Aragón: Somontano, Cariñena, Calatayud y Campo de Borja. Algunas de ellas como Borja y Cariñena están dentro de la D.O. Cava.

Una D.O. más en España

En España, se exige para reconocer a una zona productora como Denominación de Origen que los vinos deben ser elaborados en la región con uvas procedentes de esa zona, deben tener unas características especiales que solo se puedan conseguir gracias al medio geográfico en el que se han elaborado, deben gozar de elevado prestigio y tienen que haber transcurrido al menos cinco años desde que se reconoció al vino como producto de dicha zona.
Además de la D.O. y la IGP existen otras figuras de reconocimiento de la procedencia y calidad del vino. La Denominación de Origen Protegida o Calificada es la más exigente en cuanto a parámetros geográficos y solo existen 2 zonas en España: La Rioja y el Priorat.

Vino Bajo Aragón

La D.O. daría visibilidad y reconocimiento al vino de calidad del Bajo Aragón Histórico

Existe además la figura del Vino de Pago, en este caso son caldos de reconocido prestigio que proceden de un pago, que es una finca con un microclima diferente al de su entorno. En España hay 14 bodegas VP. Una última figura es el Vino de Calidad, la uva de estos vinos debe tener la misma procedencia y la producción del vino deberá realizarse en la región. Existen 6 regiones en todo el país con esta calificación.

La garnacha, seña de identidad aragonesa, es sin duda la variedad estrella de la IPG Bajo Aragón. Además del resto de D.O. aragonesas, el Bajo Aragón muestra similitudes con la vecina Denominación de la Terra Alta, con la que comparte clima, geología y variedades de uva.